miércoles, 10 de marzo de 2010

EL CERTIFICADO MÉDICO DEL TRABAJADOR VALE MÁS.

Conforme al ordenamiento jurídico laboral argentino, el trabajador que presenta certificación médica por enfermedad, puede ser controlado por los médicos patronales. La pregunta es que pasa si los médicos patronales piensan que el trabajador es un simulador.
Según MARIO E. ACKERMAN, los galenos patronales no tiene más que una relación de subordinación con el empleador, y nada tiene que ver con un organismo médico oficial. (MARIO E. ACKERMAN, TRATADO DEL DERECHO DE TRABAJO, página 495, tercer párrafo, tomo VI, RUBINZAL CUZONI editora, edición 2.007).
El mismo autor antes citado expresa “…que el principal quede relevado – hasta tanto se dirima la controversia sobre la validez de las certificaciones médicas- del pago de los salarios de incapacidad no significa que pueda haberse producido la inobservancia contractual grave que supone el art. 242 de la LCT….interpretar lo contra-rio- continúa el autor en el párrafo siguiente de su obra- sería convertir al médico de la empresa en único árbitro de la situación de discrepancia en la que además, es parte…” Es más. –continúa el autor- de reconocerse prima facie a alguno de los dictámenes –en condiciones formales de igualdad- , debería darse preferencia al del trabajador, básicamente por la ponderación de los intereses en conflicto: la salud del dependiente y su derecho a la prestación alimentaría que constituye el salario de incapacidad temporaria, frente a las consecuencias exclusivamente o patrimoniales que ello puede acarrear al empleador”.
por: MARIANO G LUSVERTI
Se ha producido un error en este gadget.

Archivo del blog