viernes, 25 de septiembre de 2009

DESPIDO TRABAJADOR DE TEMPORADA. CAMARA SEXTA DEL TRABAJO, MENDOZA.

En la Ciudad de Mendoza, a los veintiún días de Setiembre del año Dos mil nueve, en la Sala de Acuerdos del Tribunal, se reúnen los Sres. Jueces Titulares de la EXCMA.CAMARA SEXTA DEL TRABAJO DRES, Mario A.C.CITTADI¬NI, Laura B. LORENTE de CARDELLO y Orlando C. FARRUGGIA, para dictar sentencia definitiva en los Autos N 16.387 caratulados: " DUARTE MONICA EDITH Y OTROS c/ GENERAL VEGETABLES S.A. (EX-RANA ARGENTINA S.R.L.) por DESPIDO ", de los que


RESULTA: 1.-Que a fs.470/489 los actores Mónica Edith Duarte y demás individualizados en el escrito inicial, por medio de su apoderado Dr.Rodolfo Lopez Navarro, promue¬ven demanda contra la firma "GENERAL VEGETABLES S.A.", con domicilio en Carril Rodri¬guez Peña Nº 6800, de Coquimbito, Maipú, Mendoza, recla¬mándo¬le el pago en conjunto de la suma de $ 228.035,55 o lo que en más o en menos resulte de la prueba a rendirse, más acceso¬rias legales, en concepto de haberes adeudados e indemnizaciones legales.


Refiere que la demandada es una empresa dedi-cada a la elaboración, industrialización y envasados de frutas y verdu¬ras. Que para cumplir dichas tareas cuenta con personal permanen¬te que trabaja de Lunes a Sábados en turnos rotativos. También realiza tareas con trabajadores temporarios, que cumplen funcio¬nes en dos épocas del año, con los mismos turnos rotativos.


Que la temporada de verano comienza todos los años en el mes de Enero y finaliza en el mes de Abril o Mayo. En dicha temporada los actores trabajan con frutas y verduras de estación, tales como duraznos, manzanas, pe-ras, pimientos, zapallos, tomate, berenjenas, etc. La tem-porada de invierno se inicia en el mes de Setiembre hasta Noviembre de cada año, trabajando con frutas y verduras denominadas de invierno, tales como alcauci¬les, zapallo, espárragos, etc., con las que realizan tareas de envasa¬do ,fresado, tamizado, pasteurizado, sellado, limpieza del produc¬to en la cinta transportadora y selección de produc-tos.


Que los actores cumplieron las funciones asignadas, unos en la temporada de verano y otros en la temporada de invier¬no y otros en ambas temporadas, traba-jando cada uno por un período que en ningún caso era infe-rior a 6 ú 8 meses por año. Que la relación laboral se desarrolló con esas características normalmente hasta el año 2006. En dicho año, en oportunidad de iniciarse la temporada, los actores se presentaron en la empresa a tra-bajar como todos los años, y no se les otorga tarea alguna, por lo que se dirigen a sus domicilios particulares sin que se les otorgue ocupación efectiva como exige la LCT, aún cuando se presentaron cumpliendo con la modalidad del tipo de contratación dispuesta por la ley.


Que con posterioridad, se realizó una reunión en la Empresa, de la cual no intervino parte del personal temporario, sino que a la misma concurrieron el Delegado Sindical Sr. Luis Garcia y sin que existiera un representante del personal, en esa oportunidad se decide, sin el consenso de los trabajadores, que se va a otorgar trabajo solamente por 15 días en esa temporada.


Con dicha decisión se les modificó a los actores su jornada de trabajo en forma radical, ya que según cada caso, pasan a traba¬jar de un mes a 10 días por lo que se les otorgó en el mes de Abril/06 a algunos de los actores 25 días y a otros 15 días o menos.


La modificación de la temporada llevó a los actores a que en el mes de Mayo enviaran TCL en el cual comunican su situación de temporarios, que se les ha modificado unilateralmen¬te la temporada y reducido el período de prestación, lo cual les ocasiona grave perjuicio, por lo que intiman se les aclare la situación laboral y se les abonen los salarios caídos, bajo apercibimiento de considerarse despedi¬dos recibiendo como res¬puesta de la empleadora rechazando dichos telegramas, exponiendo que trabajaron para la temporada del tomate desde que se presen¬ta¬ron al llamado hasta que terminó la misma sin objeción alguna, y aduciendo que la temporada se determinó de acuerdo a las necesi¬dades de producción de la empresa. Además, expresan que solamente han sido contratados para la temporada del tomate y que se les otorgó 15 días de trabajo según el CCT de la actividad.


Señala que ante esta situación, los actores remiten nuevo TCL por medio de los cuales rechazan las C.D. de la patro¬nal, ratificando que trabajaban en la temporada pero desarrollan¬do tareas no solo en el tomate sino también en la espinaca, zapallo, alcauciles, y frutas varias, por lo tanto se consideran despedidos por culpa de la demandada, emplazándola a que les abone los salarios caídos de Enero, Febrero, Marzo y Abril de esa temporada 2006, SAC prop. Sem 1º/06; Vacaciones prop./06,la Inte-gración mes de despido, Indemnización del Preaviso y Antigüedad, Indemnización ley 25.323 y entrega del Certificado de Servicios.


Que dicho emplazamiento es rechazado por la demanda¬da y los trabajadores rechazan dicha comunicación ratificando los términos de los anteriores telegramas, por lo que ante la falta de respuesta a sus reclamos, inician la presente acción.-


Practica la liquidación detallada e individual de cada actor; transcribe las normas específicas del CCT de la industria frutihortícola, menciona los requisitos naturales de la contratación de los obreros de temporada; denuncia la modifica¬ción de la razón social y estructural de la firma demandada; la modificación de la temporada, la historia laboral de algunos acto¬res, el perjuicio ocasionado por reducción de la temporada, y por último ofrece pruebas, y solicita se admita la demanda.-


2.-A fs.867/887 comparece la firma demandada, por medio de su Apoderado Dr.Pablo Sebastian Bianchedi y contesta la demanda. Niega genérica y puntualmente las in-vocaciones de los actores que no reconozca especialmente. Admite la vinculación, la categoría de obreros temporarios y el tiempo del servicio de los actores. Acepta que por transformación societaria la empresa Rana Argentina SRL pasó a denominarse General Vegetables S.A.; señala que a los actores se les reconoció la antigüedad anterior; aclara que la empresa, la actividad, la elaboración y las maquinarias son las mismas y que la empresa procesa hortalizas, verduras y frutas en función de la ventas comprometidas, y no puede ceñirse a elaborar siempre la misma cantidad y especie de productos, pués ello depende de las ventas y de la existencia de materias pri¬mas.


Expresa que la temporada de tomate 2006 el trabajo se vio disminuido por falta de materia prima y disminución de los pedidos de los compradores, lo que determinó la realización de una temporada más corta y que no es cierto que todos los actores se presentaran a la empresa en la temporada y no se les otorgara trabajo. Que se informó al Delegado Gremial Sr. Luis García que la temporada duraría menos tiempo según las necesidades de la empresa y la existencia de mercadería, y los obreros lo aceptaron sin reclamo y comenzaron a trabajar los últimos día de Marzo y primeros días de Abril, hasta el 26 de Abril 2006, fecha en que se les comunica el cese de la temporada, percibiendo su liquida¬ción final.


Expresa que se publicó en el Diario Los Andes la convocatoria a la temporada de tomate, a la que se pre-sentaron los actores sin efectuar reclamaciones y trabaja-ron los días que figuran en sus respectivas constancias laborales, haciéndolo cada uno desde que se presentó hasta la terminación de la tempo¬rada.


Que no obstante haber terminado la temporada y cobrado su liqui¬da¬ción, transcurrido varios días, a mediados de Mayo/2006 en algunos casos y a fines de Mayo/06 en otros, remiten telegramas emplazando a la empresa a otorgarles tareas y a aclararles su situación laboral bajo apercibimiento de considerarse despedidos.


Agrega que estos TCL fueron contestados aclarando que trabajaron durante la temporada del tomate desde que se presenta¬ron hasta su finalización sin objeción alguna, y que la duración de la temporada se determinó de acuerdo a las necesidades de producción de la empresa, respetándose las disposiciones del CCT, por lo que rechaza por improcedentes los emplazamientos. Aclara que los operarios que se presentaron tarde al llamado igualmente se les dio trabajo y lo hicieron hasta el final de la temporada, lo que no justifica que pidan que se les otorgue trabajo cuando es sabido que en el mes de Mayo cuando hicieron los emplazamien¬tos, no existen verduras y hortalizas para procesar, y los actores saben perfectamente y lo dicen en sus telegramas, que la tempora¬da se extiende hasta Abril, de modo que pedir el otorga¬miento de tareas en Mayo, cuando están fuera de temporada, es totalmente improcedente y extemporáneo por imposibilidad de cumplimiento.


Expresa, que la temporada 2005 terminó el 12 de Abril, como consta en sus recibos de haberes, de modo que no se justifica que los actores manifiesten que la temporada dura hasta Mayo, cuando nadie ha reclamado habe-res de dicho mes de


Ma¬yo/2006. Que es evidente la intención de los actores de benefi¬ciarse con darse por despedidos, pero el distracto producido luce totalmente inválido, ya que al haber trabajado en la temporada durante el mes de Abril y finalizada ésta debieron esperar la otra temporada que comienza en Setiembre, para tomar la actitud del despido, si la empresa pendientes los plazos previstos o previsibles, no les otorgara ocupación.


Que por otra parte, no pueden reclamar sala-rios caídos anteriores a la iniciación de la temporada, porque no trabajaron y la ley no los autoriza a reclamarlos como indemniza¬ción, salvo que empezado a trabajar se los hubiese despedido o no se les otorgara tareas pendientes los plazos previstos o previsi¬bles según los arts. 95/97 LCT, y ello no ha ocurrido con los actores, pues finalizada la temporada no quedaba pendiente plazo alguno, siendo extemporáneos los emplazamientos en su propio perjuicio, pues de mantenerse la relación, tenían la posibilidad de trabajar a partir de Agosto o Setiembre, en la temporada del alcaucil, espárragos y espinacas y sucesivamente en las tempora¬das siguientes.


Expone que la ley 24.013 en su art.31 excluyó en forma expresa la formalización del contrato de tempora-da en forma escrita, con lo que esa exigencia del CCT nº 244//94 fue modifi¬cada resultando innecesaria la forma escrita en esos contratos, pues la duración de la temporada no es el contrato escrito sino los días efectivamente trabajados en las distintas temporadas. En cuanto al planteo de la publicación del llamado a la temporada, se hizo debidamente con la publicación correspondiente, pero además, en el caso, carece de toda virtualidad, pues los actores se presentaron a trabajar, lo hicieron y terminaron la temporada, sin ningún reparo, de modo que no han sido despedidos ni pueden considerarse tal por falta de ese requisito, si han concurrido a trabajar y se los ha aceptado, aún en los casos de presentación tardía, por lo que el despido indirecto producido en el período de receso del contrato de trabajo, así como el reclamo de haberes de Enero a Abril/2006, es improcedente y extemporáneo.


Formula la oposición a las liquidaciones de cada actor expresando los fundamentos particulares; ofrece pruebas, y solicita el rechazo de la demanda.


3.-A fs.892/895 vta., los actores contestan el traslado del responde y ofrecen contraprueba; a fs.910 se resuelve recurso de reposición articulado a fs.900; a fs.917 se admiten y proveen las pruebas ofrecidas; a fs.981/994 se agrega pericia contable, que es objetada por los actores a fs.996/997 y respondida por el Perito a fs.1002/1003; a fs.1007/1009 presentan renuncia al mandato los Letrados de la accionada, con copia de la declaración en Concurso Preventivo de la misma ante el Primer Juzgado de Procesos Concursales en Autos Nª 50.137. A fs.1020 los actores revocan el mandato a sus apoderados y constituyen nuevo domici¬lio legal; a fs. 1027 se regulan honorarios a los apoderados de la accionada; a fs. 1056 a los de los actores y a fs. 1063 a la Perito Contador; a fs. 1077 se decreta la audiencia de vista de causa la que se celebra conforme a las constancias del acta de fs. 1126, incor-porándose a fs.1159/1168 los alegatos escritos de los actores, procediéndose a fs.1160 al sorteo de ley y al llamado de autos para sentencia, quedando la causa en estado de considerar y votar el Tribunal, las siguientes cuestiones a resolver en definitiva.






PRIMERA CUESTION: Existencia de la relación laboral.


SEGUNDA CUESTION: Procedencia de la demanda.


TERCERA CUESTION: Costas.


CONSIDERANDO:


A LA PRIMERA CUESTION EL DR.MARIO ARMANDO CITTADINI DIJO:


La existencia de la relación laboral, su extensión, con la salvedad indicada en cada caso, y la categoría de operarios temporarios de la Industria de la Alimen¬ta¬ción invocadas por los actores como presupuestos de su acción, no han sido desconocidas en el responde de la demanda, circunstancias que además, se encuentran acreditadas con la prueba instrumental no objetada fundadamente y por la pericia contable incorporadas a la causa, lo que permite concluir que la vinculación jurídica habida entre las par-tes litigantes, respondió a un contrato de trabajo su-bordinado, que en su modalidad y condiciones específicas, se rigió por las normas de la ley 21.297 y sus modificato-rias, y en lo parti¬cular por el CCT Nª 244/94 de la acti-vidad de la empleadora.


ASI VOTO.-


A LA SEGUNDA CUESTION EL DR.MARIO ARMANDO CITTADINI DIJO:


1º) Los actores formulan su reclamo económico adu-ciendo la modificación y reducción unilateral de su prestación de servicios en la temporada de verano del 2006 por parte de la empleadora, provocando el autodespido en que se colocan mediante los despa¬chos postales acompañados, por los que se instrumenta el acto jurídico extintivo de la relación laboral que los vinculara.


La firma accionada resiste los argumentos y el derecho de los actores a sus pretensiones, alegando la inexistencia de negativa de trabajo invocada por los mismos; que fueron convoca¬dos regularmente a sus trabajos temporarios y que la temporada de elaboración tuvo una duración acorde con las necesidades de producción de la empresa, otorgándose la ocupación mínima exigida por el CCT, y que cesada la temporada el requerimiento resultaba extemporáneo e improcedente e igualmente la causal del despido. Conforme a los términos de la traba de la Litis la cuestión a resolver radica en la existencia de negativa de dación de trabajo y si la disminución del tiempo de duración de la temporada de verano 2006 estaba o no justificada, para convalidar en su caso, la motivación del despido indirecto optado por los actores. Para el caso, la naturaleza jurídica y la interpretación de la relación sustancial establecida entre las partes, no debe ser precisado por la calificación o instrumentación efectuada por las mismas, sino que debe surgir de las modalidades mediante las cuales, en los hechos quedó materializada la prestación (D.T. 1984-B-1822). La dilucidación de estos supuestos expresados concretamente en la controversia, debe resultar del análisis de los elementos de juicio aportados por las partes a la causa, siendo soberano el Juzgador en la valoración de los mismos, pués la Jurisprudencia entiende que, el Juez utilizando los principios de la sana crítica (art.77 CPL) puede seleccionar los medios de prueba en los que vaya a apoyar sus conclusiones, sin necesidad de merituar todas las pruebas efectivamente rendidas, siendo en tal aspecto facultad privativa (SCJMza.Expte. Nº 52.005 "Lange c/ Bco. de Mendoza S.A s/ Inconst.).


2.- De los elementos de prueba incorporados a la cau-sa, se desprenden las siguientes apreciaciones y conside-raciones.


a) La prueba instrumental, documental e informativa no desconocida fundadamente y debidamente agrega¬da al pro-ceso, dan plena fe para acreditar los hechos y circunstancias contenidas en ellas conforme a los arts. 43,46,47 y 65 CPL y arts. 168 inc.I, 182, 183 CPL y 979, 1017,1026/1031 del Cód.Civil, de modo que resultan elemen-tos con suficiente eficacia y valor probatorio.


b) En su confesional una de las actoras, a tenor del pliego de fs.1122, contestó afirmati¬vamente que trabajó como operaria de temporada en el mes de Abril 2006; que la mayoría de los opera¬rios terminaron a fines de Abril 2006; que puede ser que para algunos operarios la temporada de tomate nunca terminara después del mes de Abril, salvo en otros sectores de la elaboración que tenía personal permanente y temporario para otras tareas; a la pregunta 6) respon¬dió que creyó que podían darle trabajo, porque algunos obreros trabajaron hasta Junio/06; que durante el tiempo que prestó servicios la temporada empezaba el 5/10 de Enero y termi¬naba en Mayo o Junio.


No obstante lo expuesto, la actora reconoció que en la temporada de verano del 2006, la mayoría de los ope-rarios termi¬naron a fines de Abril y nó en Junio, como también se admite en la deman¬da.


c) La testigo de la accionada María Rosa Gómez, compañera de trabajo de los actores, señaló que trabajó en las temporadas 2001/20¬05, que en el 2006 se fue porque no le dieron más trabajo, tiene juicio contra la empresa. Declaró que la temporada afecta¬da al trabajo habitualmente empezaba Noviembre y terminaba en Junio; que el tomate empezaba en Noviembre; que en Noviembre empezaba el tiempo de frutas, tomate, pimiento, alcaucil y más o menos terminaba en Febrero, pero a algunos obreros los llamaban a trabajar de Marzo a Junio; después empezaba la temporada de invierno que se elaboraba la espinaca y el zapallo y había sobrecarga de trabajo; que antes a los operarios se los llamaba por teléfono, pero desde hace 6 ó 7 años se publicaban avisos en el Diario; que a algunos obreros los llamaban a trabajar desde Abril hasta Junio y de Sábados y Domingos en distintos turnos hasta la noche.


La testigo de los actores Liliana Blatt, compañe-ra de trabajo, desde el 2004, dijo que la llamaron a tra-bajar en la temporada de verano del 2006; que el ciclo de temporada de verano era de Enero a Mayo y otra temporada de Noviembre a Mayo o Junio; se trabaja el alcau¬cil, el tomate, la espinaca, el zapallo; en la primera época de Enero a Marzo/06 no los llamaban y reclamaron al Sindicato, les dijeron que les daban trabajo por 15 días en Abril; no fue a trabajar porque era poco tiempo.


Las testigos admitieron que las llamaron o convo-caron a trabajar en la temporada de verano/2006; no afir-maron que se les negaran tareas ni tampoco a los actores, como se sostiene en la demanda que se presentaron en la empresa y no se les otorgó tarea alguna; que ellas no se presen¬taron porque era por poco tiempo de trabajo (simple-mente no les convenía). La testigo Gomez, afirmó concreta-mente que en un principio se les llamaba o convo¬caba a trabajar la temporada por teléfono y luego desde hace unos años por publicidad en el diario, lo que, aunque no se menciona de ninguna forma en la demanda y sí en los alega-tos, desvirtúa que no se los convocara oportuna¬mente a trabajar en las temporadas. Por lo demás, las testigos no precisan claramente los meses en que duraban las temporadas de verano e invierno y tampoco los productos que se elaboraban concretamente en cada una de ellas. Confunden, sobreponen o tergiversan las épocas y produc¬tos que realmente se trabajaban en dichas temporadas, como se advierte del relato transcripto, que no aciertan a brindar certidumbre suficiente para la convicción del Juzgador.


d) En la demanda se menciona que la temporada de ve-rano iniciaba en Enero hasta Abril o Mayo y la de invierno desde Setiembre a Noviembre de cada año, aceptado por la accionada, pero de ningún modo los actores prueban que se industrializaran por la empleadora frutas u hortalizas de producción propia o de terceros, las distintas o canti-dad de variedades que indi¬can, que no son de cosecha estival, no siendo exclusivamente0 el tomate, menos en la temporada de verano del 2006. La empleadora ha sido conci-sa, en dicha tempora¬da sólo se elaboró o industrializó el tomate y ello no ha sido motivo de observación por los acto¬res.


e) Por otra parte, concuerdo con la accionada que los operarios, sean permanentes o temporarios, no pueden pre-tender que la empresa procese, elabore o industrialice siempre la misma cantidad y especies de hortalizas o fru-tas, pués ello depende, 1º) de las ventas obtenidas o com-prometidas, o de su política de inserción o de promoción en el mercado de determinados productos estaciona¬les; 2º) de la existencia y obtención de la materia prima necesaria; 3º) de su sistema de comercialización primaria de productos temporarios y con valor agregado de rédito seguro; 4º) de la confiabilidad y garantía de coloca¬ción de determi¬nado producto estacional; 5º) de las necesida¬des del mercado interno o even¬tualmente externo con asegu-ramiento de retorno; 6º) de las condiciones climáticas para la adquisición del producto a elabo¬rar y 7º) finalmente, entre otra variables atinentes a la produc¬ción y comerciali¬zación, de su conve¬niencia económico-finan-ciera en la elabora¬ción de determina¬dos productos estacionales con mejor cotización en la plaza mercantil o de mayor consumo, e incluso puede modificar libremente la natura¬leza de su actividad económica o indus¬trial conforme a su Estatuto Social.


La selección de productos estacionales de una em-presa de elaboración y comercialización, es propia e ines-cindible de sus facultades de dirección, organización y administración empresa¬ria, y no puede estar sujeta más que a las variaciones circuns¬tanciales de la ecuación económi-ca (producto-costos-utilidad) y necesi¬dades del mercado consumidor, y no a la voluntad interesada o caprichosa de sus dependientes, ajenos al ámbito de conducción de la empresa, sin perjuicio de asegurarles el mínimo de tareas que para el caso, prevé el CCT y el mantenimiento de la fuente de trabajo.


Si la firma demandada eligió el producto a industriali¬zar según su conveniencia y decidió el tiempo de duración de la temporada de verano 2006 a sus necesida-des de venta o compro¬misos comer¬ciales, ello es atinente a sus atribuciones empresa¬rias y no puede ser obligada lícitamente a extender la temporada para elaborar productos que no le interesan por dificultades de colocación en el mercado o no le resulten comercialmente renta¬bles, o que eventualmente, se carezca de materia prima suficiente o de costos no redituables, inexistencia de pedidos o posibilidad incierta de comercializa¬ción, para encarar su industrialización. Es cierto que la deman-dada tenía obreros permanen¬tes y algunos temporarios trabajando en las distintas temporadas, incluso en el 2006 por tiempos más prolongados, pero que estaban asignados a otros distintos sectores o destinos de elaboración, como dijo la absolvente, que requerían una prestación específica, lo que justifi¬caría su contratación o extensión de la temporada y no por ello, los actores podían exigir que se les otorgaran las mismas tareas ya asignadas a otro personal o crearse otras nuevas innecesa-riamente.


f) Queda claro que designada por la empleadora la duración de la temporada de verano de 2006, con inicio el 27-03-06 según aviso de fs.844, en concreto, todos los ac-tores en la medida en que se presentaron a trabajar en dicha fecha o posteriormente, según el informe de fs. 981, (art.67 LNE) cualquiera fuera el medio de información, que para el caso es indiferente,¬ y sin necesidad del plazo pa-ra la reanudación del contrato (art.98 LCT) fueron tomados y se les permitió cumplir sus labores habi¬tuales durante el plazo de la temporada manteniendo el vínculo, tal como consignan sus recibos de liquidación, los Certificados de Servi¬cios respectivos, y el informe pericial a fs.995 vta., es decir, no es verdad, como se afirma en la demanda, que "no se les otorgó tarea algu¬na", se les otorgó ocupación efectiva, perci¬bieron los haberes correspondien¬tes y estaban habilitados a continuar la relación para el próximo ciclo o temporada de invierno.


La duración de la temporada o la extensión de cada ciclo productivo, ya dijimos que es facultad privativa del empleador, quién puede fijar su inicio o finalización de acuerdo a sus necesidades de producción, no extinguiéndose el vínculo con la finalización del ciclo, sino que subsiste indefinidamente con todos sus efectos, y sólo se suspenden las prestaciones recípro¬cas durante el receso, a cumplirse o reanudarse nuevamente en el próximo ciclo.


g) Por lo demás, de las constancias documentada de autos, de los testi¬monios y del informe pericial y su am-pliación, no surge en modo alguno, que la empresa hubiera comenzado con su produc¬ción habitual y normal en el mes de Enero/06, y siguiera en Febrero hasta el 27 Marzo, vale decir, que por esos meses estaba vigente el receso estacional del ciclo productivo y suspendidas las prestaciones laborales temporarias, que se reiniciaron con su presentación al trabajo a fines de Marzo 2006 o posteriormente, obteniendo ocupación efectiva por el tiempo fijado por la patro¬nal para la conclusión de ese ciclo.


De manera, que si no hubo realmente apertura o inicio de la temporada de verano 2006 con antelación a fines de Marzo/06, cualquiera sea la causa que demoró su comienzo y producido el receso consentido, la primera conclusión es que los actores no podían exigir o conminar a la empleado¬ra, tanto a iniciar o reiniciar compul-sivamente la temporada como a requerir el pago de salarios caídos por el período no trabajado, desde que si bien el trabajo no se presume gratuito (art.115 LCT), no existe causa jurídica para retribuir una contrapresta¬ción también inexistente, como condi¬ción ineludible del sina¬lagma contractual. Si no hay prestación del débito laboral durante el receso temporario, no se devengan haberes y por tanto no hay obligación exigible de pago por la empleadora.


h) En cuanto a la última cuestión controvertida, hemos dicho que finalizada la temporada de verano a fines de Abril 2006, fijada por la empleadora para la prestación laboral de los actores, se inició el período de receso de sus contratos tempo¬rarios hasta la iniciación de la tempo-rada de invierno para los meses habituales de Setiembre-Noviembre 2006 durante los cuales los actores hubieran podido continuar con su prestación laboral, tal como realmente lo hicieron sus demás compañeros de trabajo individualizados en la pericia a fs.996, que luego de trabajar como ellos en la temporada de verano desde Marzo hasta fines de Abril/06 (ver detalle a fs.995 vta) se presentaron nuevamente para el ciclo temporario de invier-no.


No obstante, entendiendo conocidas por los actores las condiciones de su contratación temporaria, producido el receso del contrato con subsistencia del vínculo, y suspendidos los efectos jurídicos de las presta¬ciones re-cíprocas, en razón de la naturaleza de la actividad, los accionantes estaban inhibidos de generar inmotivadamente la disolución de la relación laboral, cuando la empleadora no había dado causa justificada para ello.


Es así, a mi entender, como segunda conclusión, que los actores apresuradamente, sin razonabilidad legíti-ma y en forma extemporánea, provocaron su propia desvinculación mediante un autodespido injustificado, y despreciando incompren¬siblemente el mantenimiento de su fuente de trabajo. En función del análisis precedente, de la interpretación y valoración de los medios de prueba examinados, es mi convicción que no les asiste a los actores derecho ni causa jurídica que sustente la inmotivada extinción de contrato de trabajo que los vinculaba a la empleado¬ra, razón por la cual, está liberada del deber de indemnizar, resultando consiguientemente infundada e improcedente la acción intentada (arts.69 y 77 CPL).


ASI VO-TO.-


A LA TERCERA CUESTION EL DR.MARIO ARMANDO CITTADINI DIJO:


Atento el resultado del litigio las costas del litigio deben ser soportadas por los accionantes vencidos, por ser de ley. Los honorarios de la Perito Contadora actuante se dispo¬nen a cargo de los actores en conjunto y de la de-mandada en partes iguales, por tratarse de una labor de interés común y haber motivado su intervención (arts.31 CPL y 35/37 CPC). A sus efectos, el monto económico del proceso y sus intereses legales a la tasa pasiva Bco.Nación Argentina (20,65%) desde el inicio de la acción al 31-08-09, se estima en la suma de $ 7.704.--, sobre la que se regularán honorarios y liquidarán los gastos causí-dicos.


ASI VOTO.-


Los Dres. Laura Lorente de Cardello y Orlando C. Farruggia, adhieren por sus fundamentos a los votos prece-dentes.


Con lo que finalizó el acuerdo, dictándose la senten-cia que seguidamente se inserta.-


Mendoza, 21 de Setiembre del 2009.-


Y VISTOS: El decisorio que antecede, el Tribunal


RESUELVE: I.-Rechazar la acción intentada por los actores Sres. MONICA EDITH DUARTE; ROSALIA N. BONADA; GUSTAVO DI CARLO; MIRIAM LEYES; ALEJANDRA V.PICCINI; MARIA ISOLINA ARAVENA; EVANGELINA RUEDA; NELDA INES TAPIA; MARIANA V. LOZANO; ROSA MARIA CORDOBA; OSCAR MARCELO BONADA; EVANGELINA E. OLMOS; EDELMIRA DIAZ SERRA¬NO; ELIDA ELIZABETH GELVEZ; MONICA P. ESCOBAR; LUISA VILLEGAS; GABRIEL D. RIVEROS; ROSA ARAVENA; PAMELA BUSTAMANTE; CAROLINA GONZALEZ; GEORGINA RUEDA; GRACIELA GONZALEZ; VANESA GUARDIA; ERICA ARAYA; GRACIELA ROCH; SILVANA COR-DOBA; OLGA BUSTAMANTE; RUBEN ANGEL MARIÑO; y AMELIA BORDON, contra la empresa "GENERAL VEGETABLES S.A." (EX-RANA ARGENTINA S.R.L.), por el cobro del capital nominal e intereses legales y costas reclamados en la demanda, por infundada e improcedente, se¬gún se dispone en la Segunda Cuestión de esta sentencia.


II.-Imponer las costas del proceso a los actores vencidos en el litigio. Los honorarios de la Perito Contadora actuante se disponen a cargo de los actores en conjunto y a la demandada en partes iguales, conforme lo dispuesto en la Tercera Cuestión de este pronunciamiento.


III.-Regular los honorarios del Letrado apoderado Dr. Pablo Raúl Prieto, por el mérito y respectiva ac-tuación procesal desde fs. 1020 en adelante y a cargo de los accionantes en conjun¬to, en la suma de $ 7.704.-- (arts. 2,3,4,13 y 31 Ley 3641).-


IV.-Tener presente las regulaciones de honora-rios de los demás profesionales intervinientes por las partes y Perito Contadora, efectuados a fs.1027,1056 y 1063 respectivamente.


V.-Emplazar a los actores para que en el término de DIEZ DIAS de quedar consentida esta resolución, hagan efectivo en autos el pago en conjunto de los aportes Caja Forense (ley 5059) por $ 5.502.-- y el derecho fijo Colegio de Abogados (ley 4976) por $ 275.--, bajo aperci-bimiento de ley.-


VI.- Notifíquese la presente resolución al Sr.Juez a cargo del Primer Juzgado de Procesos Concursales en los Autos Nº


50.137 caratulados "GENERAL VEGETABLES S.A. p/Concurso Preventivo Grande" y a los Síndicos denunciados a fs.1016, a los efectos del art.8 CPL.


REGISTRESE, NOTIFIQUESE Y CUMPLASE.






















Dr.Orlando C.Farruggia Dr.Mario A. Cittadini Dra.Laura B.Loren¬te


Juez de Cámara Presidente de Cámara Juez de Cámara






Se deja constancia que el Dr. Orlando C. Farruggia, Laura Lorente de Cardello y Mario A.C. Cittadini han hecho uso de licencia autorizada los días 19,20 y 21 de Agosto ; el 31 de Agosto-09 y del 3 al 17 de Setiembre 2009, respectivamente. Secretaría, Mza., 21 de Setiembre 2009.-








Archivo del blog