viernes, 14 de agosto de 2009

TERMINOLOGÍA USADA PARA EL MOOBING

La diversidad de denominaciones no puede dejar de tener importancia a la hora de acotar el concepto jurídico de acoso moral en el trabajo. Cuanto antes se comprenda esto, evitaremos, o reduciremos, algunas de las prácticas erráticas, y por tanto frustraciones para las personas afectadas. Este esclarecimiento será bueno para el obrero –víctima-, para su familia, para el ambiente de trabajo de la empresa (y sus intereses económicos), para la sociedad y para la nación, y además nos permitirá distinguirlo de otros riesgos psicosociales (ej. síndrome del quemado o burn-out) o de otros comportamientos arbitrarios que, aunque prohibidos, no pueden confundirse con el acoso moral laboral.[1]

El término del patógeno social llamado mobbing fue utilizado en Etología por Konrad Lorenz para referirse al comportamiento agresivo ciertos grupos de animales con el objetivo de echar a un intruso del territorio, fue utilizado por primera vez por el profesor de la Universidad de Estocolmo Heinz Leymann, psicólogo alemán afincado en Suecia, en el año 1990, en el Congreso sobre Higiene y Seguridad del Trabajo de Hamburgo. El catedrático parte del verbo inglés "to mob" cuyo significado puede equivaler a asediar, hostigar o acosar.[2]

El término de "mobbing" es en realidad un neologismo que no existe en la lengua inglesa, en la que el término ordinario para designar este tipo de conductas de acoso es el de "bully" o "bullying".[3]

La palabra mobbing deriva del verbo inglés “To mob” que se traduce ser atropellado o atacado por la multitud.[4]

El término "bullying" en lengua inglesa se refiere a una conducta prepotente, arbitraria y tiránica y en Gran Bretaña se distingue entre "corporate bullying" que es el ejecutado por el empresario o su representante frente a un trabajador o trabajadores, el "client bullying" que se refiere al ejercitado por las y los clientes o usuarios del servicio frente al trabajador, el "serial bullying" llevado a cabo por todas y todos los compañeros de trabajo o "gang bullying" cuando los es por un grupo de personas. También se puede emplear la palabra "bossing" cuando se refiere a las acciones desarrolladas por la misma empresa. [5]

Aunque hay todavía quien trata de diferenciar entre mobbing y bullying, la realidad es que ambos términos aluden a una misma idea o concepto. En los países del norte de Europa y en Italia se habla de mobbing y en los países anglosajones de bullying.[6]

En su traducción a las lenguas latinas se adoptó el nombre de acoso moral, sin embargo, se ha señalado por algunos que la traducción literal de la palabra "moral" no refleja con exactitud su significado, por lo que aquellos detractores de la denominación prefieren hablar de acoso psicológico o psíquico[7].

No comparto la crítica a esta denominación, siempre que determinemos que por la expresión "moral" se está aludiendo a un sentido mucho más profundo y amplio, referido a la propia existencia, a la característica única de la persona de existir y vivir como "ser moral", por tanto más allá de su dimensión corpórea e incluso psíquica, para aferrar su dimensión integral, incluida la espiritual.

Por lo tanto, y desde una vertiente jurídica parece ser que no habría duda que el fenómeno parte de un elemento clave: su carácter de atentado o agresión sistemática en orden a destruir profesional y/o personalmente a una persona, creando un clima o ambiente hostil, intimidatorio y degradante.

"ACOSO MORAL LABORAL, MARIANO GABRIEL LUSVERTI", Universidad Católica de Cuyo, para la Fundación Alta Dirección, tesis de Maestría en Derecho Empresario. Todos los derechos de autor reservados.


Archivo del blog